Cómo ser un buen oyente activo

Escuchar es una habilidad de estudio que la mayoría de nosotros damos por sentado. Escuchar es automático, ¿no?

Podemos pensar que estamos escuchando, pero la escucha activa es algo completamente diferente. Piensa en lo mucho más fácil que sería estudiar para los exámenes, escribir trabajos, participar en discusiones, cuando sabes que has escuchado realmente todo lo importante que se dijo en el aula, no sólo por tu profesor sino también por otros estudiantes que participan activamente en el aprendizaje.

Puede sonar tonto, pero la escucha activa puede ser estimulante. Puede que te sorprenda lo mucho que te has perdido en el pasado cuando tu mente se ha ido a hacer recados como qué hacer para la cena o lo que tu hermana realmente quería decir cuando dijo… Ya sabes de lo que estamos hablando. Le pasa a todo el mundo.

Aprende a evitar que tu mente deambule con algunos consejos aquí, además de una prueba de escucha al final. Ponga a prueba sus habilidades de escucha y luego empiece a practicar la escucha activa en el aula. Es donde comienza tu estudio.

Tres tipos de escucha

Hay tres niveles de escucha:

  1. A mitad de la escucha. Prestando atención a algunos; desconectando a otros. Centrándose en su reacción. Comentando a otros. Esperando la oportunidad de entrar en la casa. Distraídos por pensamientos personales y lo que está pasando a su alrededor.
  2. Escuchar el sonidoEscuchar las palabras, pero no el significado que hay detrás de ellas.Perder el significado del mensaje.Responder sólo con la lógica.
  3. Escuchar activamenteIgnorar las distracciones.Ignorar las peculiaridades de la entrega y centrarse en el mensaje.Hacer contacto visual.Ser consciente del lenguaje corporal.Comprender las ideas del orador.Hacer preguntas aclaratorias.Reconocer la intención del orador.Reconocer la emoción implicada.Responder adecuadamente.Mantenerse comprometido incluso cuando se toman notas.

3 claves para desarrollar una escucha activa

Desarrollar la escucha activa practicando estas tres habilidades:

  1. Mantenga una mente abiertaCéntrese en las ideas del orador, no en el discurso. Preste toda su atención al orador. Resista la formación de una opinión hasta que haya escuchado toda la conferencia. No deje que las peculiaridades, los manierismos, los patrones de discurso, la personalidad o la apariencia del orador se interpongan en el camino de escuchar el mensaje.
  2. Ignora las distracciones. Estate totalmente presente. Asegúrate de que tu teléfono esté silenciado o apagado. Todo el mundo puede oír un teléfono que vibra. Desconecta cualquier charla que te rodee o dile educadamente a los que hablan que tienes problemas para escuchar. Mejor aún, siéntate en frente, mirando hacia las ventanas si puedes, para evitar las distracciones externas.
  3. ParticipeHaga contacto visual con el hablante para mostrar comprensión. Haga preguntas aclaratorias. Mantenga un lenguaje corporal que demuestre que está interesado. Evite encorvarse en su silla y parecer aburrido. Tome notas, pero siga concentrado en el hablante, mirando hacia arriba a menudo.

La escucha activa hará que estudiar más tarde sea mucho más fácil. Al prestar mucha atención a las ideas significativas presentadas en el aula, podrá recordar la experiencia real de aprendizaje del material cuando llegue el momento de recuperarlo.

El poder de la meditación

Si eres una persona que nunca ha considerado aprender a meditar, podrías pensar en intentarlo. La gente que medita toma el control de sus pensamientos. Piensa en lo poderoso que puede ser eso en el aula cuando tus pensamientos están vagando. La meditación también ayuda a controlar el estrés de volver a la escuela. Aprende a meditar, y serás capaz de llevar esos pensamientos de vuelta a la tarea que tienes entre manos.

La prueba de audición

Realiza este test de escucha y descubre si eres un buen oyente.